SOMOS NATURALES, SOMOS SOSTENIBLES Y TENEMOS UN COMPROMISO

Los inicios

LOS INICIOS

Me puse a inventar cremas con cinco años. Decidí que una mezcla de talco, aceite y muchas colonias, sería la mejor facial del mundo para mi abuela y sus amigas. La verdad es que este negocio no avanzó mucho; las muy miedosas no quisieron ni probarla.

Yo con 5 años, iniciándome en la vida al límite

Con nueve me interesé por los jabones líquidos. Y para asegurarme de que no hacía daños a los peces (eran mi otra obsesión por aquel entonces) los bebía antes de usarlos. Tampoco progresó.

Unos años más tarde, bueno, para ser exacta; muchos años más tarde, con carrera, tesis, masters y lo que hiciera falta, volví a la carga. Y para mi sorpresa, a todo el mundo le gustaron mis cremas locas. Así que, ese fue el inicio de la idea. Luego vino el laboratorio, compartir lo elaborado, recibir sugerencias, escuchar ideas… y bueno, ahora estamos aquí. Con una cosmética comprometida (sin dañar a mis peces). Que es ecológica, ambientalmente responsable y que mantiene un proyecto social integrador.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
X